lunes, 31 de marzo de 2008

Muere Hugo Correa, aparece la CF chilena en Revista de Libros de El Mercurio


Hugo Correa, un viejito con pinta de funcionario público, murió la semana pasada. De inmediato ha sido ungido como lo que fue: el más destacado escritor chileno de ciencia ficción. Representante del optimismo de la edad de oro (décadas de 1950 y 1960), escribió una obra extrañísima como primera novela. En "Los altísimos" (1959) todo parte cuando alguien (un chileno común y corriente) despierta y no sabe dónde está.

Bueno, ¿quién de nosotros sabe dónde está parado en este instante?

En el libro, el protagonista busca una respuesta y la encuentra muy luego, pero pronto descubre que la respuesta no es cierta, y que la verdad es mayor y más terrible. Pero esa verdad también es mentira, y la nueva verdad... El proceso sigue hasta llegar a una mentira del tamaño del universo, y nunca sabemos donde estamos.

Se me ocurre (aunque por supuesto que debo estar equivocado) que Hugo Correa quería ser un escritor realista, o de misterio, o incluso de policial, pero la máquina de escribir se mandó sola (o esa ilusión y excusa le dio) y terminó ordenando, clasificando y estructurando su propia locura de funcionario provinciano hasta que ésta se tomó el libro y listo, tenemos una vieja gloria de la literatura científica hecha de alucinaciones.

Murió Correa y a la semana siguiente apareció en una página completa del Artes y Letras de El Mercurio (en su sección Revista de Libros) el siguiente artículo sobre ciencia ficción chilena, próximos lanzamientos y una revisión del concepto de CF latinoamericana, cortesía del brainstorming de Jorge Baradit. Disfruten la captura:


0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal